Pedro Sosa solicita una reunión de su grupo y las AAVV de Campillo, Torrecilla y asociación de afectados por la inundación de 2012 con el nuevo presidente de la CHS para que den comienzo las obras que eviten futuras inundaciones

Sosa demanda también contundencia a PP y PSOE para que cumplan los compromisos adquiridos con los afectados

07.08.18. Pedro Sosa, concejal portavoz de Izquierda Unida Verdes en el ayuntamiento de Lorca, ha alertado esta mañana en rueda de prensa de que las terribles consecuencias de la riada de 2012 se podrán repetir si no se ejecutan las actuaciones que les prometieron a los afectados, pero de las que nunca más se supo.

Tras el tiempo transcurrido y alertado por la preocupación de las AAVV de Campillo y Torrecilla y de los afectados por las inundaciones de 2012,  Sosa solicitó el pasado 7 de marzo de este año, junto a las mencionadas asociaciones, una reunión al Sr. Ródenas, presidente por aquel entonces de la CHS, para que les trasladase el estado de las actuaciones que se comprometieron a realizar para evitar las terribles consecuencias de la riada de 2012, pero ni siquiera se dignó a responderles. Tras el cambio de gobierno en la nación, se ha designado como presidente de la CHS al Sr. Mario Urrea, al cual ha vuelto a solicitar una urgente reunión con los afectados, ante la proximidad de posibles lluvias torrenciales.

“Han pasado seis años y nada se ha hecho” ha afirmado Sosa, pese a los reiterados anuncios de los grupos políticos que rigen a las administraciones nacional, regional y local de inversiones para actuaciones que siguen sin materializar, como la de un “partidor” a la altura del camino de Cabalgadores de la rambla de Béjar, que evitaría la inundación de La Torrecilla y que no implica ni complicaciones técnicas, ni un abultado presupuesto y eso que en Lorca ha habido dinero más que suficiente para inversiones, pero nefastamente priorizadas.

Por ello, tanto al portavoz socialista, Sr. Mateos, que recientemente ha solicitado con firmeza la limpieza de las ramblas cercanas a la ciudad, como al equipo de gobierno popular, Sosa les demanda la misma contundencia para que insten al nuevo presidente de la CHS a que venga a Lorca a reunirse con los afectados y conocer de primera mano sus temores y las actuaciones que demandan sobre el terreno. “No es la maleza el principal problema para evitar inundaciones, sino dar una salida eficaz al agua que caiga en tromba, como desgraciadamente pudimos comprobar aquel fatídico septiembre de 2012”, ha afirmado Sosa.

A ambos, PP y PSOE, que son quienes rigen las distintas administraciones, les reprocha Sosa que dejen de vender milongas, y  que asuman de una vez los siguientes compromisos  que alcanzaron por unanimidad en la moción de IU de febrero de este año y que reclamaba lo siguiente:

1º.- Que el Ayuntamiento de Lorca, inste al Gobierno Regional para que a la mayor brevedad posible dé comienzo a las obras de ampliación de los viaductos de desagüe sobre la rambla de Biznaga de las carreteras RM-11 (autovía Lorca-Águilas) y RM-621 (antigua carretera de Águilas), obra que se encuentra proyectada y adjudicada.

2º.- Que el Ayuntamiento de Lorca, inste al Gobierno de España para la priorización de las actuaciones recogidas en el Real decreto 18/2016 de 15 de enero, por el que se aprueban los planes de gestión del riesgo de inundación de las demarcaciones hidrográficas, entre ellas la del Segura, en las referentes al Valle del Guadalentín. Priorizando la construcción de presas de laminación en las ramblas de Nogalte, Béjar y Torrecilla, así como los canales de desagüe necesarios a Rambla de Biznaga, para el drenaje de las aguas de estas zonas.

3º.- Que el Ayuntamiento de Lorca, junto al Gobierno Regional desarrolle una campaña institucional de sensibilización a la población local sobre el riesgo de inundación y las formas de actuar antes, durante y después de una inundación, especialmente entre la población escolar.

4º.- Que por parte de las administraciones competentes en la ordenación y gestión del territorio, se realice una práctica urbanística coherente y racional donde se tenga en cuenta las especiales condiciones territoriales del área en lo que se refiere al riesgo de inundación: aplicación de usos del suelo y figuras de planeamiento, concesión de licencias y control exhaustivo en la realización de actuaciones en el dominio público y privado.

 
buy Dapoxetine