Vecinos de las zonas afectadas se quejan de la inacción de la administración y de la falta de información de los proyectos contemplados para paliar los efectos de futuras inundaciones como la de 2012. También han denunciado el vertido de toneladas de lodo en el Camino de Cabalgadores y otro de amianto tras un incendio de una nave junto al cementerio

06.02.18. Pedro Sosa, concejal portavoz de Izquierda Unida Verdes en el ayuntamiento de Lorca, se ha hecho eco hoy de varias demandas y denuncias que le han trasladado los vecinos de Torrecilla y Campillo.

La primera y más urgente según le manifestaron en una reunión que mantuvo con ellos la pasada semana, es su honda preocupación porque de las medidas que les anunciaron tras la aciaga inundación de 2012 que costó la vida a cinco personas, como la construcción de presas de laminación de avenidas en las cabeceras de las ramblas y de canales artificiales que desahogasen el agua procedente de la Rambla de Béjar, no sólo no se han llevado a cabo, sino que desde Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) tampoco se les da información al respecto.

Ante esta falta de información, Sosa ha anunciado que llevará al próximo pleno una moción consensuada con los vecinos para conocer en qué fase se encuentran todos estos proyectos y para la constitución de un órgano que los tenga periódicamente informados al respecto.

Sosa ha culpado directamente a la CHS como la gran culpable de los daños que produjo dicha riada, pues durante muchos años no hizo nada contra todas las acciones ilegales cometidas en los cauces de las ramblas que han alterado el discurrir natural de las avenidas de agua.

Otra denuncia que le han trasladado los vecinos ha sido el vertido de toneladas de lodo y plásticos procedentes de una balsa al Camino de Cabalgadores, realizado según ellos por un concejal del PP de Puerto Lumbreras y que ha ocupado cientos de metros de dicho camino convirtiéndolo en un vertedero, lo que a juicio de Sosa, es una acto criminal y auténtica vergüenza, tanto el acto en sí, como la ocultación del edil de Lorca Ángel Meca, que sabiendo de su existencia no ha realizado ninguna denuncia al respecto, por lo que ha pedido la dimisión de ambos.

Otra de las inquietudes de los vecinos es cómo les afectará el futuro trazado del AVE por sus pedanías, por lo que el edil de izquierdas ha manifestado que organizarán una jornada el 22 de febrero para tratar éste y otros detalles de su llegada a Lorca.

Por último, Sosa ha alertado de que tras el incendio de una nave situada en las proximidades del cementerio de Lorca, cuyo techo era de uralita, gran cantidad de restos de amianto han quedado dispersados por la zona, por lo que ha puesto en conocimiento de Urbanismo y del SEPRONA para que tomen medidas de descontaminación, ya que en sus aledaños se encuentran, además de muchas viviendas, el Hospital, el colegio de La Torrecilla y las pistas deportivas.

Actualizado (Martes, 06 de Febrero de 2018 13:30)